TO BE CONTINUED...

domingo, 12 de octubre de 2008

0 comentarios

Segunda visita a mi nuevo centro comercial favorito. Las víctimas ahora son:

  • "Pórtico", de Frederik Pohl
  • "Cronopaisaje", de Gregory Benford
  • "El juego de los Vor"
  • "Fronteras del infinito", ambos de L.M.Bujold


A 3 euritos cada uno, oiga. Ahhh, con que gusto se escriben a veces algunas cosas. Y mientras escribo, AC/DC me canta al oido "Hard as a Rock", en pleno conciertazo de Las Ventas, Madrid, 1996, casi ná.

Tizarum me "sugirió" que posteara el aviso del 2x1 de los gabachos en la página de la TerBad peroo... no, va a ser que no. Aquí queda dicho. Por mi parte, haré alguna que otra visitilla más a ver qué tal.

SALDOS, SALDOS, SALDOS...

jueves, 9 de octubre de 2008

3 comentarios

La mercantilización de la cultura, a veces, resulta encantadora.

Es una ironía, claro, pero es que esta misma tarde, comprando en Carrefour me encuentro con un saldo de libros de la finiquitada Byblos en una de esas ofertas que tanto les gusta a los franchutes de "2x1". Y mire usted por donde, amontonados en una gran pila (muy colocadita, eso sí) me doy de bruces con libros como "Playa de Acero" de John Varley, "El libro del día del juicio final" de ya sabéis quien (y sino, leed otras entradas, perros), "La cabalgata de los mendigos" de Nancy Kress, "El Azogue" del insigne Stephenson, o los "Fragmentos de Honor" de Bujold entre otros.

Naturalmente hay otros títulos que no me resutan tan interesantes pero en general el nivel de lo que tenían, tratándose de un Centro Comercial con gustos literarios tan exquisitos como Carrefour, hay que decir que estaba bastante bien.
El caso es que aquí estoy con mis dos nuevas adquisiciones que me tienen emocionadito: El primero del señor Vorkosigan (que además, tiene el dudoso honor de dar nombre a uno de mis pjs en el que probablemente es uno de los mejores MORPG), es decir "Fragmentos de honor", y "Azogue" que no es otro que el primer libro de todo el Ciclo Barroco de Neal Sphenson.

Como ya había comentado en la entrada anterior, "El trono de huesos de dragon" (primer libro de la saga fantástica Añoranzas y Pesares) no me estaba tocando la fibra sensible, de modo que en uno de mis ataques de anarquía y despropósito le eché un vistazo "Mysterium", de Robert C. Wilson. "Mysterium" lo compré, aprovechando un saldo de La Factoría de Ideas y sin apenas referencias, en uno de los pedidos que con cierta frecuencia (y dolorosa sangría económica posterior) hacemos a cyberdark. Bien, pues ha sido toda una revelación. No me extenderé más porque ya le llegará el turno a su entrada en el blog, pero sí puedo adelantar que es (hasta donde llevo, que dicho sea de paso es aún muy poco) un Expediente X en toda regla, corregido y aumentado. Me lo estoy pasando en grande con el bueno de Wilson de modo que empezé echándole un vistazo y ahora es el libro el que me ha echado el guante a mi.

Y para mas inri, viene Tizarum, peligroso contertulio de la TerBad, y aprovechando un desayuno compartido va y me suelta, con alevosía y premeditación, toda una suerte de loas a las sucesivas obras del citado R.C.W. (léase "Darwinia", "Spin", "Nómadas" o "Testigos de las estrellas"). Buscad referencias de esos libros, leed sus respectivas sinopsis y es posible que entendáis porqué temo tanto a este compañero de tertulia, mitad bibliotecario mitad oficinista, todo inteligencia. Agravante de su infame conducta queda que, encima, me inocula el virus de Eduardo Vaquerizo y su "Danza de Tinieblas", con mi España imperial en todo su esplendor... en pleno siglo XX. Para qué os cuento el hambre que tengo de este libro, y es que algo debe influir que mi nick sea precisamente Farnesio y no otro.

Y en cuanto a mis dos recien adquiridas criaturitas... bueno, las dejaré para cuando les llegue su entrada en el blog como ya dije antes; pero que quede dicho que si con las aventuras de Miles Vorkosigan me desvelo en las extrañas épocas de páramos literarios en los que anhelo ver soles, planetas y civilaciones enfrentadas o naves combatiendo, en lo que a mi respecta Neal Stephenson es el principio de todo. Ya os contaré, pero toda esta bonita aventura literaria, aunque germinada hace muchos, muchos años, podríamos decir que salió a flote con aquel primer Criptonomicón (de Byblos, por cierto) monumento a libros y lectores inteligentes que me llevé de vacaciones a la playa y que ni la playa ni sus pesadas obligaciones evitaron que devorase (¿o fué el quien me abdujo para siempre?). En fin, que estoy como un niño con zapatos nuevos... o como dice mi hija, entusiasmada a sus seis añitos con las recien empezadas clases de danza: Papá, me tiembla la barriga de los nervios.

Salud, colegas... y que viva Carrefour, jejejjeje.